Todos se han hecho esta pregunta, pero nadie podía dar respuesta…

¡HASTA AHORA! #ChingonesHastaEnLaMuerte

Si quieres ver a Isaac Hernández bailando por las 9 etapas del Mictlan da clic aquí https://youtu.be/Ska_MshJapU

¿Qué le pasa a un mexicano cuando muere? ¿Qué son esos 21 gramos que dicen que se desprenden de nuestro cuerpo inmediatamente al morir? ¿Es acaso nuestra conciencia o nuestra alma desprendiéndose de nuestro cuerpo?

Según los Mexicas el alma no muere cuando se acaba la vida, sino que es el comienzo de una nueva travesía por la tierra de los muertos, también conocida como “Mictlán”, es así como nace el “dia de los muertos” una celebración mexicana de origen prehispánico, donde los vivos se encuentran con sus difuntos ofreciéndoles un banquete de olores, sabores y música, con la finalidad de que quienes seguimos en el plano terrenal no olvidemos que la muerte es solo una transición a lo eterno, un camino de 9 pruebas que nuestra alma debe superar demostrando que es lo suficientemente digna de ganarse el descanso eterno;

Un recorrido por el inframundo donde 5 de esas pruebas son determinantes para conocer el destino de nuestra alma…

“Lugar donde se juntan las montañas”: Tepeme Monamictlán.

Después de cruzar un río, en este lugar las almas deben luchar por no ser aplastadas por enormes cerros que se abren y cierran entre sí de manera continua; el difunto debe actuar con paciencia y encontrar el momento indicado para cruzar entre los montes evitando ser triturado.

“Montaña de Obsidiana”; Itztépetl

En esta región se encuentra una montaña repleta de cráneos de todos los difuntos que no logran pasar un sendero de cuchillas de obsidiana que desgarra a los muertos cuando tienen que atravesarlo para cumplir su trayectoria. Sólo un espíritu perseverante y determinado es capaz de llegar al final de esta trampa.

“Lugar de las flechas”; Temiminalóyan

Luego de luchar contra montañas y piedras de obsidiana, las almas deben cruzar un largo sendero esquivando las puntiagudas y letales flechas que nunca dejan de caer; superar esto solo es posible con mucha astucia y enorme valentía.

“Lugar donde te comen el corazón”; Teyollocualóyan

Una de las zonas más mortales, pues aquí moran jaguares y otros animales salvajes en espera de los difuntos para abrirles el pecho y comerles el corazón, perdonando solo la esencia de aquellas almas de corazón puro y arrepentido.

“Donde te vuelves uno con el todo” ; Chiconahualóyan
El final del camino y entrada al Mictlán, la residencia del señor y de la señora de la Muerte, donde después de superadas las pruebas, se liberan las almas para lograr el descanso, la paz y alcanzar la vida eterna.

Los mexicanos somos guerreros, somos chingones hasta en la muerte, porque no hay nada ni nadie que nos detenga, porque cuando queremos brillar lo hacemos en la tierra o sobre un escenario, porque no conocemos barreras, ni hay frontera que pueda pararnos;

Porque solo pronunciar el nombre de nuestro país nos hace vibrar de orgullo y porque al igual que el mexicano Isaac Hernández, el mejor bailarín de ballet clásico del mundo, honra nuestras tradiciones representando en un musical su viaje por la tierra de los muertos, todos los mexicanos hacemos de nuestro pasado parte de nuestro presente, porque al son de mexicanos al grito de guerra, sabemos que nuestra alma es inquebrantable y que ni la muerte es capaz de detenernos.

Porque simple y sencillamente, los mexicanos seguimos siendo chingones hasta en la muerte.

source